DESINFLADA – El fracaso de la Yellow Cake

Como muchos pudieron haber visto en mi facebook o twitter, me disponía a hacer una deliciosa Yellow Cake, que además tiene la particularidad de prepararse con ese estilo tradicional de dos partes con un frosting de arequipe en la mitad. ¿No se les hace agua la boca?

Ya estaba engrasando los moldes mientras me traían los ingredientes que siempre faltan en mi casa, por más que haga tortas cada semana: harina y mantequilla. Sabía que venía visita a mi casa pero no se cómo no caí en cuenta quién venía – Myriam Camhi. No es que no me ponga feliz porque haya venido mi familia a visitar, pero por supuesto venían con una hermosa torta de nuez y mousse de chocolate, galletas de mermelada, de almendra y más cosas. Hasta ahí llegó mi torta 🙁

Nunca había tenido que volver a guardar los huevos, desarmar la batidora sin pasar el dedo por los lados para lamer el delicioso residuo de la mezcla sin hornear y finalmente cerrar ese gran libro rosado que siempre me acompaña en esas apasionantes sesiones de cocina. Fue una sensación muy extraña, me imagino que así se siente un globo cuando lo están inflando y el proceso del nudo falla.

Bueno lo que queda de esto, finalmente, es una promesa (no crean que la promesa del Mozzarella In Caruza nunca se cumplió, de hecho fue un éxito y en estos días les paso la receta). La próxima semana hay Yellow Cake para todo el que pregunte.

P.D. No les dejo la receta porque, evidentemente, no la he hecho. Ni les dejo foto de mi cara de desinflada porque creo que ya la han visto. Un diente de león me alegraría la vida!