Todo lo que necesitas saber sobre el té para llenar tus tazas con un poco más de pasión

La hora del té

Inglés

No importa qué estemos haciendo en el día, trabajando, estudiando, o haciendo vueltas, siempre es importante parar un momento en la tarde y recargarnos de energía. ¿Por qué no hacerlo como los británicos y su hermosa tradición de la hora del té?

Primero un poco de historia. El té (el verde, de hecho) llegó de China a Inglaterra a mediados del siglo XVII, y como muchas otras cosas, fue prohibido a pesar de sus evidentes beneficios para la salud. Por suerte, el rey Carlos II lo introdujo a la alta sociedad, pero realmente este es un hecho que se lo debemos a su esposa, Catalina Enriqueta de Braganza.

La Duquesa de Bedford es un personaje que encuentro muy simpático, y con quien creo que podría identificarme. Ella fue quien empezó con la tradición de “la hora del té” como la conocemos hoy en día, en un intento por satisfacer sus antojos de la tarde. Aunque me sonrojo un poco al escribir esto, les confieso que todos los días, más o menos a las 4 p.m. me entran unas ganas inevitables de tomar una bebida caliente con un buen pedazo de torta. Es tan general y tan instintivo como eso. Me sirve algo fuerte, como un espresso, para acompañar una torta de chocolate intenso, como la Chocolate Meringue Cake; o también una opción más suave, como una taza de té, English Breakfast, con muffins o un delicioso coffee cake.

¿Sabes cómo escoger tu té?

El factor más importante para considerar cuando hablamos de té es la fermentación. El té verde no está fermentado, se cultiva y luego sólo se seca, esto conserva su color y sabor a hierbas, por eso es ideal tomarlo puro. El té negro, británico, es producto de un proceso de fermentación, lo cual le da su característico color oscuro; este se puede tomar con limón o un poco de leche fría. Finalmente está el Oolong, un té que tiene un poco de ambas cosas, ya que es parcialmente fermentado, y puede ser tomado puro, con limón o con leche.

tipos

¿Cómo preparar una taza de té perfecta?

Lo ideal es siempre usar té suelto, no en bolsitas, para poder disfrutar mejor del sabor, y por supuesto, no usar un mug sino una tetera. El agua debe llevarse a punto de ebullición y no dejarse hervir por mucho tiempo para conservar el oxígeno y lograr el mejor sabor. Debemos poner primero el agua y luego el té, dejándolo reposar entre 3 y 5 minutos, dependiendo de qué tan fuerte nos gusta.

Es cierto que si estamos fuera de casa puede ser difícil cumplir con todo el ritual, pero si tienen un poco de espacio en sus oficinas, inténtenlo, vale la pena.

te suelto

Scones, la mejor compañía

Por supuesto hay que acompañar nuestra perfecta taza de té con algo igualmente simple y delicioso.

Ingredientes:

  • 225 gr de harina
  • 1/2 cucharadita de polvo de hornear
  • 40 gr de azúcar
  • 75 gr de mantequilla suave, no derretida, cortada en pequeños pedazos
  • 2 cucharadas de leche
  • 1 huevo, batido

Preparación:

Precalentar el horno a 220°C.

Tamizar la harina y el polvo de hornear en un recipiente y revolverlos con el azúcar. Añadir la mantequilla y amasar todo junto hasta que se formen boronas. Hacer un hueco en el centro.

Batir el huevo con la leche y añadirlo en el hueco de la mezcla de harina , revolviendo hasta formar una masa liviana y esponjosa. Luego ponerla sobre una superficie enharinada y extenderla con un rodillo hasta que tenga 2,5 cm de grueso. A continuación se debe cortar usando moldes redondos (pueden ser tazas) y poner en una lata para hornear durante 10 a 12 minutos, o hasta que estén dorados y hayan crecido lo suficiente.

¿Algo para los golosos?

Acompañen con una buena mermelada y un poco de crema.

footer

 

Esta publicación es una entrada para el Whittard of Chelsea Afternoon Tea Blogger Carnival