Pesto de col rizada

Tanto tiempo sin escribir merecía algo delicioso.

Hace un par de semanas estuve revisando un nuevo proyecto de Whole Foods que se llama Dark Rye, una revista digital que toma iniciativas creativas relacionadas con comida y abordan los temas de manera que puedan ofrecer la historia completa para invitarnos a probar cosas nuevas. La inscripción es gratis y el contenido realmente vale la pena.

Lo primero que me encontré leyendo Dark Rye fue The Kale Project, un proyecto de una mujer norteamericana que ahora vive en Paris y que está trabajando para volver a introducir la col rizada, no solo en los hogares franceses sino en todo el mundo.

 The kale project

Le Kale Project from Dark Rye on Vimeo.

Confieso que yo no sabía que era kale y cuando lo traduje al español, col rizada, quedé igual de confundida, pero la verdad es que apenas leí sobre el proyecto comencé a verla por todos lados en la web, en diferentes páginas, siempre al lado de otros super alimentos como la quinua, el aguacate y los arándanos. Pronto mi tia me trajo una revista de Waitrose, un supermercado que hay en Londres que me gusta mucho, y nuevamente la col rizada apareció como protagonista. Acto seguido un amiga me dijo que había visto kale en un mercado agroecológico al que iba a ir la semana pasada y que podía conseguirme un poco. Asi que aquí está, las tendencias tarde o temprano se hacen notar.

Kale, col rizada

Kale pesto

La receta del pesto no es mía, la tomé de Kristen Beddard, la autora de The Kale Project, pues sinceramente no sabía muy bien cómo usar la col rizada en la cocina. Decidí ensayar algo de lo que ella proponía para conocer mejor esta hoja verde, y debo decir que salió muy bien.

Pesto de col rizada

Ingredientes

  • 2 tazas de col rizada
  • 1/4 de taza de piñones y semillas de girasol
  • 3 cucharadas de queso parmesano
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

  1. Procese todos los ingredientes hasta obtener una salsa de textura rústica y color verde brillante.

Recomiendo servirlo con una pasta larga y una ensalada fresca. Es importante no calentar el pesto para que no cambien sus características de sabor y color.