Comer bien para sentirse bien

¿Qué vamos a comer hoy?

Decir que comer bien sale más caro es ser un poco perezosos. Primero comencemos por definir ¿qué es comer bien?, porque la verdad es que no tiene nada que ver con ir a restaurantes caros a comer langosta o caviar, ni mucho menos pasarse de dieta en dieta, siempre limitándonos y restringiendo alimentos que nos pueden afectar el peso.

Creo que no es nuevo para muchos que el truco está en el equilibrio, pero tener una dieta balanceada no significa necesariamente contar las porciones de harina y proteína que comemos al día. Dejo algunos tips que pueden aplicar a sus rutinas para alimentarse mejor.

1. Desayuna muy bien, pues sabemos que el desayuno es la comida más importante del día, ya que es la energía con la que empezamos. Lo ideal es consumir alimentos como la avena o los huevos que nos ayuden a mantenernos activos durante la mañana, para ser más productivos y aprovechar el tiempo. Eso si, para el fin de semana nada más rico que algo especial como unos pancakes, o incluso desayunar en un restaurante. Los desayunos de Crepes & Waffles, los de Oma y los de Myriam Camhi son mis recomendados.

Desayunos recomendados de MaldeadoraHuevos Alaska – Crepes & Waffles, Arequipe Imperial – Oma Restaurante y Desayuno Light – Myriam Camhi

2. ¡Ve por lo casero! Muchos somos estudiantes o estamos trabajando jornadas completas y estamos fuera de casa. Es aquí donde el almuerzo se puede convertir en la pregunta de cada día.

Para los que nos gusta cocinar podemos optar por preparar algo para llevarnos y disfrutar al medio día, y aunque es cierto que a veces no tenemos el tiempo para cocinar todas las noches, o en las mañanas antes de salir, hay recetas que se pueden preparar desde el fin de semana y tenerlas congeladas por porciones para sacarlas el día antes de consumirlas. Por ejemplo las albóndigas o las lasañas.

Si cocinar no es lo tuyo intenta encontrar un restaurante casero cerca y almorzar ahí por lo menos tres de los cinco días hábiles. Por lo general lo que sirven en estos lugares suele ser más económico y nutritivo que los restaurantes de comida rápida.

3. Onces, medias nueves, la hora del té¡Comer entre comidas no es malo! Muchos tienen la percepción de que si comen algo a las 10 u 11 de la mañana se van a engordar, o a dañar el almuerzo. Cada cuerpo es distinto, pero lo cierto es que no debemos pasar tantas horas sin comer, sobretodo si nuestras rutinas son muy pesadas. No significa que nos vamos a dar un banquete cada dos horas, pero si que recordemos comer una fruta, unas galletas o tomarnos un té, también porque esto nos obligará a hacer una pausa y darle un descanso a la mente.

4. ¡Date gusto! No hay nada mejor que ese momento del día en el que puedes disfrutar de lo que más te gusta comer. Dedica una hora de tu rutina para compartir algo delicioso con tus compañeros de estudio o trabajo. Si puedes ensayar una receta para llevar, la torta de zanahoria o el postre de milo son la mejor opción, pero si prefieres ir a un lugar especial, mi mayor recomendado es Home Baked, un lugar donde los muffins y los cupcakes son la especialidad.

Home Baked - Recomendado de Maldeadora